Domingo, 29 de Noviembre 20, 14:26
Bienvenido(a) Visitante | RSS

Zona Positiva

Blog

Inicio » 2013 » Octubre » 26 » LA ACTITUD
19:42
LA ACTITUD


Nosotros, los seres humanos, somos las únicas criaturas del Planeta Tierra, que nacemos en un estado natural de desorientación con respecto a nuestro mundo. Mientras otras criaturas son guiadas por el instinto (que significa que no son conscientes ni tienen la capacidad de preguntarse a sí mismos) cada uno de nosotros como criaturas humanas hemos sido dotados con la capacidad de crear nuestras propias vidas. Y hacemos exactamente eso todos los días. Todos los días ponemos en juego acciones e ideas que determinarán la forma y calidad de nuestro mañana.

A algunas personas, esas ideas y acciones, los llevan a resultados extraordinarios y gratificantes. Pero para la mayoría, sus ideas y acciones los llevan a repetidas frustraciones y problemas.

El éxito o el fracaso para el Ser Humano no es un asunto de suerte, o de circunstancias, o a quien conoces, o cualquiera de los otros mitos que usamos como excusa. Sino que se trata de seguir un proceso de paradigmas de sentido común. De reglas y guías que cualquiera puede seguir.

Todos queremos buenos resultados en nuestras vidas, en nuestro hogar, en el trabajo, en relación con otras personas, etc., y el factor más importante para garantizar buenos resultados en nuestras vidas es una saludable ¨ACTITUD¨. Actitud es la suma de Acciones + Sentimientos + Estados de Ánimo, que determinan las Acciones, Sentimientos y Estados de Ánimo de las demás personas.

Nuestra Actitud le dice al mundo ¨lo que esperamos de regreso¨. Si es una actitud cordial, de expectativa, esa actitud le dice a todo aquel que entra en contacto con nosotros, que esperamos lo mejor con respecto a nuestro desenvolvimiento con el mundo. Tendemos a vivir en base a nuestras expectativas. Y los demás nos dan, lo que esperamos que nos den.

Nuestra actitud es algo que podemos controlar. Podemos establecerla cada mañana, cuando empezamos el día. Lo hacemos seamos conscientes o no. Y las demás personas nos reflejan de regreso la actitud que nosotros les presentemos a ellos. Es entonces nuestra actitud hacia la vida la que determina la actitud de la vida hacia nosotros. Causa y Efecto. Todo lo que decimos o hacemos causa un efecto correspondiente.

Si somos felices y agradecidos de experimentar este milagro que es la vida, los demás reflejarán ese estado de felicidad hacia nosotros. Los demás disfrutarán al estar a nuestro lado. Somos responsables de nuestras vidas. Producimos causas todo el día, todos los días de nuestras vidas. Y los demás sólo pueden retornarnos el efecto correspondiente. Por eso es que nosotros determinamos la calidad de nuestras propias vidas. Tenemos de regreso lo que mandamos hacia afuera.

En el instante en que una persona cambia, su alrededor también cambia. Buena actitud, buenos resultados. Mala actitud, malos resultados. Actitud mediocre, resultados mediocres... Y así le damos forma a nuestra vida.

¿Parece fácil no? Pero no es tan fácil como parece. Para la mayoría de nosotros incorporar este nuevo hábito toma tiempo. Pero una vez que lo hacemos, nuestro mundo cambia maravillosamente.

La mayoría de las personas no piensa en su actitud para nada. Para ellos es como empezar un nuevo día en neutral. Sus actitudes no son ni buenas ni malas. Pero en cambio, ellos reaccionan y responden a cualquier estímulo con el que se encuentran. Si el estímulo es bueno, ellos lo reflejan. Si es malo, ellos lo reflejan también. Por eso es tan importante para nosotros controlar nuestras actitudes y hacer que sean excelentes.

Si tomamos la actitud de que no podemos lograr algo, generalmente no lo logramos. Los seres humanos podemos alterar nuestras vidas alterando nuestra ¨Actitud Mental¨.

Una buena actitud con respecto a la vida tiene dos ingredientes fundamentales: gratitud y expectativa. Gratitud por vivir en este maravilloso Planeta Tierra. Todas las mañanas tendríamos que levantarnos agradecidos por eso. Y segundo, esperar lo mejor, esperar cumplir los objetivos que uno se propone.

Entiende que el mundo te devuelve lo que tú le envías al mundo en forma de actitud. Entonces está en tus manos. Es tu responsabilidad. Aplica una actitud buena y espera ese reflejo de regreso.

Es difícil, algunas veces, convencer a las personas de que el mundo que experimentan es un reflejo de su propia actitud. Toman la actitud de que si la gente fuera más amable con ellos, ellos serían amables de regreso. Ellos actúan como una persona sentada en frente de un hogar o estufa, esperando el calor. Hasta que no le pongan combustible, no habrá calor. Queda en nosotros actuar primero. Tiene que empezar en algún lugar. Que empiece entonces, con nosotros.

Por eso es que la suerte no existe. Suerte es cuando los preparativos se cruzan con la oportunidad. Y la oportunidad está aquí todo el tiempo.

Una persona puede ser muy eficiente en su trabajo. Pero si la buena actitud correspondiente no está presente, esa persona entonces es un fracaso. Un robot puede hacer un gran trabajo. Pero sólo una persona puede ennoblecer el trabajo con una gran actitud poniendo el condimento del factor humano. Hacer que eso tome vida. Eso es lo que hace la diferencia. La gente de éxito viene en todas las formas, edades y colores. También en diferentes variaciones de educación e inteligencia. Pero tienen una cosa en común: esperan lo mejor de la vida, y lo tienen.

Seguramente hay cosas que quieres. Cosas increíbles. Toma la actitud de que hay muchas más razones por las que puedes cumplir esos objetivos, que por las que puedes fallar en el intento. ¡Ve tras esos sueños! Trabaja en ellos y mantén una actitud positiva y de expectativa, y los obtendrás.

Y recuerda que nuestro alrededor es un espejo de nuestras actitudes y expectativas. Si sentimos que el mundo puede cambiar, podemos lograrlo cambiando nuestra actitud. Es increíble ver la cantidad de matrimonios arruinados, pérdidas de empleos, padres e hijos que fallan en entenderse el uno al otro, y todo porque estas personas están esperando que los demás, el mundo, cambien en relación a ellos. Nunca entendiendo que lo que obtienen es un reflejo de ellos mismos.

Nada puede cambiar hasta que no cambiemos nosotros. Cuando cambiemos, nuestro mundo cambiará. La respuesta es ¨ACTITUD¨.

Fuente: poderdenuestramente.blogspot.com.es
Categoría: Reflexiones | Vistas: 548 | Agregado por: CRoWLeY | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Solamente los usuarios registrados pueden agregar comentarios.
[ Registrarse | Entrada ]
Menú
Facebook
Calendario
«  Octubre 2013  »
LuMaMiJuViSaDo
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031
Nuestra encuesta
Calificar mi sitio
1. Excelente
2. Bien
3. Regular
4. Mal
5. Pésimo
Total de respuestas: 22
Estadísticas

Total en línea: 1
Invitados: 1
Usuarios: 0
Búscar