Martes, 24 de Noviembre 20, 00:14
Bienvenido(a) Visitante | RSS

Zona Positiva

Blog

Inicio » 2013 » Diciembre » 20 » El cementerio
22:29
El cementerio


Un joven estaba conversando con su abuelo, le decía que trataba de concentrarse en las clases y que no podía, y de ese modo nunca llegaría a ser abogado como deseaba. El abuelo le oía muy atento. Cuando el joven terminó de hablar el abuelo le hizo una pregunta: ¿Realmente deseas ser abogado? A lo que el joven exclamó con ímpetu: ¡Por supuesto que sí! Muy bien, ven a verme mañana y te llevaré a un lugar donde podrás encontrar la concentración que te hace falta en tus clases.


A la mañana siguiente el joven fue a ver a su abuelo, y este le llevó a un cementerio. Abuelo, ¿Cómo puede un cementerio ayudarme a tener concentración en mis clases? -exclamó el joven. A lo que el abuelo contestó: Sabes que fuí sepulturero durante muchos años, y vi muchas personas con sueños igual que tú, eran personas que parecía que lograrían cualquier cosa que se propusieran.

Muchos de ellos nunca alcanzaron sus sueños, porque al igual que tú, sentían que no lograrían alcanzar la meta, que aunque la podían ver decían que estaba muy lejos. Muchos crearon excusas para matar a sus sueños y nunca lograron nada. De casualidad, ¿sabes quienes eran estos de aquí? -dijo el abuelo señalando una de las tumbas.

Por supuesto -exclamó el joven- son los Señores Pittsburg, ellos crearon la fábrica de zapatos más grande de nuestro condado. ¿Y estos de aquí? -preguntó nuevamente el abuelo. No sé quiénes son, no me suenan de nada. ¿Quiénes son abuelo? Ellos son los dueños de la idea de la fábrica de zapatos, pero nunca la desarrollaron porque creían que esa montaña era muy grande de escalar. Yo hablé con ambas partes, y esa idea fue comprada por los Pittsburg a los Gutenberg en frente de mí.

A los Pittsburg les costó diez dólares y a los Gutenberg el desaparecer para nunca ser recordados. Hijo, ¿sabes cuántos sueños hay aquí enterrados? Aquí hay canciones que nunca se cantarán, libros que nunca serán leídos, inventos que nadie usará, ideas que nunca volverán y sueños tornados en pesadillas. El joven con lágrimas en los ojos, le agradece al abuelo haberle llevado a aquel cementerio.

Un par de años más tarde, el joven vuelve al mismo cementerio con un papel en su mano, llega hasta la tumba de su abuelo y exclama: "Mi sueño nunca será enterrado, pues soy abogado; y tu legado... nunca será olvidado”.

No pierdas el objetivo de vista; anímate, lánzate y conquista.

John Rutherford
Categoría: Reflexiones | Vistas: 528 | Agregado por: CRoWLeY | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Solamente los usuarios registrados pueden agregar comentarios.
[ Registrarse | Entrada ]
Menú
Facebook
Calendario
«  Diciembre 2013  »
LuMaMiJuViSaDo
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031
Nuestra encuesta
Calificar mi sitio
1. Excelente
2. Bien
3. Regular
4. Mal
5. Pésimo
Total de respuestas: 22
Estadísticas

Total en línea: 1
Invitados: 1
Usuarios: 0
Búscar