Sábado, 28 de Noviembre 20, 16:47
Bienvenido(a) Visitante | RSS

Zona Positiva

Blog

Inicio » 2017 » Agosto » 16 » Cuando el pasado no lastima
00:57
Cuando el pasado no lastima

La gran prueba del perdón. Cuando luego de sufrir un daño (en especial los profundos) vamos hacia atrás, a los registros del pasado, a los recuerdos traumáticos, y volvemos aún llorando, aún sufriendo, aún sangrando, es porque aún quedan partes de la herida sin cerrar. El dolor no se ha superado, el perdón no ha llegado. Es uno de los conceptos más cuestionables y controversiales: el tema del PERDÓN.

No vamos a profundizar en diferencias de posturas ante el perdón, no vamos a perder tiempo y energía buscando confusiones o generando controversias, en todo caso, aportar aclaraciones.

Un simple hecho nos puede aclarar si el perdón existe aún o no: el alivio, el volver intactos del recuerdo, el sentir que por fin nos liberamos de viejas angustias, enojos, sensaciones de injusticia, de rabia, de impotencia, de miedo, o de cualquier sentimiento destructivo que nos invadió en aquellos eventos conflictivos que sufrimos.

Sea lo que sea el tipo de dolor que nos causaron, cuando en verdad se supera se lo puede recrear sin sufrir, sin despechos, sin ánimo de represalias ni venganzas. Ponemos todos esos eventos en un punto donde ya no nos tocan en nuestras fibras más íntimas, los podemos hablar, enseñar, compartir, incluso como lecciones de vida de las que aprendimos, que incluso pueden servir a otros para crecer.

Cuando se logra dar ese paso, el odio se ha borrado, la persona se ha liberado, la herida ha cicatrizado y el perdón ha llegado.

Decir que igual tenemos memoria de lo que pasó no es una postura de amenaza ni revanchismo, sólo es un intento de recordarnos a nosotros qué cosas evitar y a qué tipo de relaciones esquivar. Es un decirnos: "recuerda que con esta piedra has tropezado".

Es importante aprender a prevenir, a través del dolor que otros nos causaron, y para eso necesitamos recordar. El ser precavidos es una forma de aprender a defendernos ante las amenazas que siempre acechan. La vida es más ligera y segura si simplemente esquivamos ciertas piedras en el camino, y para eso es necesario siempre tener memoria.

Pero tener memoria no es sinónimo de guardar el odio, el rencor ni el dolor. Ese lazo afectivo o emocional con los hechos sucedidos en el pasado se puede superar. Cuando por fin miremos todo con ojos nuevos, entendiendo lo que es mejor para nosotros: vivir sin atarnos a lo negativo del pasado, poderlo recordar como enseñanza, para seguir avanzando con mejores herramientas para defendernos.

Y perdonar es un paso más en la tarea de liberarnos de viejas cargas, es simple de decir, pero una ardua tarea interior que enfrentar: si miras al pasado y no duele... entonces has perdonado.

Fuente: Ps. Patricia Cabrera Sena

Categoría: Psicología | Vistas: 440 | Agregado por: CRoWLeY | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Solamente los usuarios registrados pueden agregar comentarios.
[ Registrarse | Entrada ]
Menú
Facebook
Calendario
«  Agosto 2017  »
LuMaMiJuViSaDo
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031
Nuestra encuesta
Calificar mi sitio
1. Excelente
2. Bien
3. Regular
4. Mal
5. Pésimo
Total de respuestas: 22
Estadísticas

Total en línea: 1
Invitados: 1
Usuarios: 0
Búscar